Consejos para un marketing digital funcional
febrero 19, 2017
El secreto para una estrategia de marketing femenino efectivo
febrero 22, 2017

Redefiniendo el engagement

El marketing suele acuñar palabras cuya intención es denotar modernidad y vanguardismo, sin embargo, en la aplicación se demuestra que siguen siendo igual de tradicional.

Este es el caso de la palabra ENGAGEMENT que representa en estos momentos cibercomunicacionales, el caramelo más dulce y bajo en calorías que los ejecutivos del mercadeo quieren brindar a sus marcas, y el activo más importante para la sostenibilidad en el futuro cercano.

Pero, el problema es que esta palabra de origen anglosajón al parecer es más fácil de definir o describir que de aplicar, porque la conceptualización no representa en sí misma el significado que tiene para los consumidores.

Para entender todo este asunto, vamos a los conceptos, te invito hacer lo que nosotros, entrar a google y buscar el significado de ENGAGEMENT, seguro te vas a encontrar con miles de artículos y definiciones, como buenos navegantes escogimos las primeras definiciones que nos mostró el buscador y ¿qué encontramos?

Definición 01: Conjunto de tácticas encaminadas a motivar relaciones sólidas y permanentes con los clientes.

Definición 02: Nivel de compromiso entre una marca y los usuarios.

Definición 03: Es el grado en que un consumidor interactúa con una marca.

Todas estas definiciones tienen un pedazo del pastel de la verdad, pero son tan increíbles que, seguro al igual que nosotros, sintieron la frialdad y la insensibilidad que transmiten estas definiciones, y no nos comprometen a nada.

Ahora bien, vamos a lo que es de verdad ENGAGEMENT, porque este concepto más que una definición, es emoción al más alto nivel, es la historia de Romeo y Julieta en las marcas y los consumidores; como dice Luis Maram (especialista en marketing de atracción) – “es el arte de crear amor incondicional por una marca” -. Esta sería una de las definiciones que deberíamos encontrar en google, pero no aparecen así de simples y directas.

En la práctica el engagement es compromiso real y constante de ambas partes, como la pareja de los abuelos que sonríen mientras se besan en la boca después de 40 años de matrimonio o como los pajaritos del amor que no puedes estar sin pareja porque mueren, entonces si esto ocurre con una marca podemos hablar de ENGAGEMENT.

Refraneando un poco, sería bueno que para la muestra busquemos un botón. Google a lo largo de su existencia ha logrado hacer del engagement una filosofía y nos ha enamorado a través de sus diferentes y creativos doodles, nosotros no hemos podido borrar la experiencia de nuestra memoria, de acciones como el detalle de felicitarnos con un skin de pantalla personalizado para nosotros como regalo de cumpleaños, o en otro caso: Apple, que constantemente nos pone la piel de gallina y hasta nos hace soñar despierto fuera de sus tiendas cuando lanza uno de sus productos nuevos.

Esto son solo dos casos porque podríamos mucho más, en nuestro país, por ejemplo tenemos marcas internacionales que están realizando un magnífico trabajo y que nos llegan algunas brisas, aunque las marcas locales tienen un largo camino que recorrer, también es cierto que ya contamos con números y buenos ejemplos para llegar a ese grado de intimidad con los consumidores.

¡El camino está marcado, solo faltan los hechos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *